viernes, 19 de noviembre de 2010

He sospechado alguna vez que la única cosa sin misterio es la felicidad, porque se justifica por sí sola.

No hay comentarios:

Publicar un comentario